NAVARRO ANTOLIN TIENE QUIEN SE LO AGRADEZCA

sábado, 25 de marzo de 2017



El mencionado señor Antolín, es el pregonero de la feria del Libro de Tomares del presente año. Este señor, redactor jefe de Diario de sevilla, trata con terciopelo y seda  al partido popular de Sevilla en todo lo que escribe del mismo, que es mucho. Aunque se diría que más bien este trato, es sobre la facción amiga de este partido, en la que  ocupa un lugar más que preferente, nuestro alcalde el señor D. Jose Luis Sanz.
Desconozco de cuando arranca esta relación pero sé perfectamente la primera vez que la noté en mis carnes. Fue cuando denuncié públicamente al actual alcalde por el uso que hizo de mi persona para su beneficio político, allá por mayo de 2.011. De esta denuncia se hicieron eco casi todos los medios de comunicación menos el ABC, como suele ser habitual cuando son noticias que van contra el Partido Popular  que es su actual prioridad “Donde dejó lo liberal, lo monárquico o la derecha” Sin embargo, fue Diario de Sevilla con un artículo firmado por este señor en el que se dieron las actitudes más bajas, visto desde un punto de honestidad periodística. El señor Antolín, antes de que su periódico publicara la noticia de mi desafección con el alcalde, publicó un artículo intentando descalificarme, titulado” El frutero tiene quien le escriba las cartas” en el refería que yo no sabía escribir y que habían sido gente del PSOE los que me habían escrito la susodicha carta.
Hasta entonces apenas conocía a este señor “periodista” pero desde entonces no he dejado de seguirle para ver la clase de “periodismo” que hace. Hoy es, pregonero de la feria del libro del señor Sanz.
Aquí les dejo la carta que escribí al señor Antolín un 15 de Mayo de 2.011 en respuesta a la suya;

Domingo, 15 de mayo de 2011
Carta abierta a Carlos Navarro Antolín en contestación a la suya “Al frutero le escriben las cartas” de fecha 10 del corriente en Diario de Sevilla.

                Sr. Antolín: Tengo que reconocerle que el artículo que usted publicó como consecuencia a la carta abierta que yo mandé a su periódico, es técnicamente impecable, muy bien escrita. Pero la mayor “virtud” de su carta, fue que se colgara en la Web de su periódico, incluso, antes que la carta que dio origen a la misma.
                Tengo que reconocerle que yo estaba en el café del cine aquella tarde. Estaba con un amigo y otros dos señores, amigos de mi amigo. Es mentira lo que le dijo la concejala de mi partido en Sevilla (por cierto, pareja de uno de los paracaidista que quiere aterrizar en Tomares, ya ve que no solo son los socialistas los que miran por la familia) de que conmigo habían cuatro personas, pues solo había tres y un solo ordenador. La razón de la presencia de los amigos de mi amigo en aquella reunión fue simplemente la de asesorarme para que mi carta llegara a buen término, es decir; se publicara.
Le voy a contar una historia Sr. Antolín: Hace ahora aproximadamente dos años, sufrí en mis carnes, en la puerta de mi tienda y en la puerta de mi casa donde vivo con mi familia, la alienación total de algunos de los derechos fundamentales que en teoría recoge nuestra constitución y por un periodo de dos meses y medio. Me refiero a las manifestaciones de la CNT en las que me utilizaron como chivo expiatorio (sigue habiendo amplia documentación en la página Web del sindicato) Pasaron de manifestarse de la puerta del ayuntamiento contra el alcalde y de la puerta de la sede regional del Partido Popular en la calle San Fernando de Sevilla!! No se lo pierda, A mi puerta!! Sin yo tener responsabilidad alguna en el despido de un trabajador de Ferrovial, empresa concesionaria del Servicio de Limpieza aquí en Tomares. ¿Mi responsabilidad? ser Delegado del Servicio.
Mandé cartas a todos los periódicos, llamé a todas las emisoras de radio, intentando que alguien se apiadara de mí, ante tamaña injusticia. Nadie me abrió la puerta. A día de hoy sigo dando gracias a D. José Chamizo, Defensor del Pueblo, que me arregló el problema, dos meses y medio después. ¿Cree usted que me hubieran publicado la carta en cuestión utilizando los mismos medios que en la anterior ocasión?
                Puedo asegurarle Sr. Antolín que la carta la escribí yo, que soy frutero, no licenciado cono usted en Ciencias de la información. Pero le prometo que me daría vergüenza, llamar libros a lo que usted tiene publicado, que no son más que simples narraciones cronológicas, carentes totalmente de imaginación. Yo sin embargo, tengo escrita una novela de la que por cierto, tiene una copia su editora. Seguramente nunca me la publicarán, ya sabe usted... por eso de ser un frutero, el que la ha escrito y no un licenciado en Ciencias de la Información. Pero puedo asegurarle, que en un capitulo de mi novela, hay más imaginación que en todos sus libros juntos.
Faustino Tomares.



PREJUVILACIONES A LOS 50 AÑOS CON LA SEGURIDAD SOCIAL EN QUIEBRA

jueves, 23 de marzo de 2017


Naturalmente, habrán adivinado por el título que nos referimos a los estibadores. Un colectivo privilegiado como otros muchos y que se niega a perder ese privilegio. La razón de esta reforma nos viene impuesta por Europa, pero como en otros asuntos, el gobierno solo lo aplica si le es rentable políticamente hablando. Sin embargo, esta vez sí parece, que el gobierno ha querido hacer esta reforma, la falta de mayoría en el parlamento lo ha impedido. Pero… si hubiera tenido mayoría hubiera obligado a esta reforma. Esta es la pregunta, pudo hacerla cuando tenía mayoría absoluta y ni lo intento. No sería la primera vez que un partido político se apoya en su falta de mayoría para no acometer, reformar o derogar una norma.
Entrando más de lleno en el tema, estos días hemos tenido, gracias a la prensa, la oportunidad de conocer los increíbles privilegios, que no derechos, que tiene este colectivo. Un colectivo monopolizado en su sindicato y que da lugar al encarecimiento de un servicio de primera necesidad para el estado y que da lugar a cierta merma económica en la redistribución de la riqueza. Esta injusticia existente desde hace muchos años, no había sido tratada con anterioridad por los distintos gobiernos a los que les ha afectado y le afecta muy poco la existencia o no, de justicia social.
El gobierno actual, fiel a las costumbres de sus antecesores, no ha dudado en tirar la casa por la ventana con el dinero del contribuyente con el fin ya tan manido de la defensa de la “paz social” cuando el verdadero fin, como siempre,  es evitar que le muevan el sillón. En este caso, la oferta del gobierno ha sido prejubilaciones a los 50 años, según convenio se jubilan a los 55 años, con el setenta por ciento del sueldo. Un sueldo medio el de este colectivo, que según la prensa multiplica por siete el sueldo mínimo interprofesional, muy por encima del sueldo de los profesionales más cualificados del estado.
Estos mismos que ofrecen estas prejubilaciones a los cincuenta años, son los mismos que están todo el día recordándonos que nuestras pensiones son inviables. Estos mismos que permiten que este colectivo y otros muchos parecidos se jubilen a los 55 años cuando el resto tiene que hacerlo a los sesenta y siete años. La clase política actual nos lleva sin remedio a la ruina. Por el camino quedaran muchos damnificados, pero también grandes privilegiados con grandes dosis de insolidaridad y con los que nuestros políticos son muy solidarios.
Faustino  Tomares.


JUVENTUD ABORREGADA

martes, 14 de marzo de 2017


Se ha reunido recientemente el Consejo de Alumnos (CADUS)  de la Universidad de Sevilla para aprobar la asistencia como entidad a una concentración en señal de apoyo a los alumnos que recientemente boicotearon el debate sobre la Ideología de Genero en esta misma universidad, al que fueron invitados todos los partidos con representación parlamentaria. Argumentando que era un acto de apología al machismo y enmascarado dentro de la libertad de expresión.
Hay que ver para creer, a lo que ha llegado la actual juventud. Debo recordar, que la ley de Violencia de género fue aprobada por el gobierno de Zapatero y más tarde no derogada por la sobrada mayoría absoluta del gobierno de Rajoy. Aunque no lo quieran ver, lo de la ideología de género no lo han inventado las nuevas legiones de Podemos. Cuesta creer; como la nueva juventud española apoya el establisment oficialista.
Hay que reconocer un enorme merito, nunca superado con anterioridad, a la clase política actual. Han conseguido aborregar totalmente a la nueva juventud. Perfectamente acomodada a la “sopa boba”, y al “dame pan y dime tonto”
Recuerdo con nostalgia los últimos años de la dictadura cuando los jóvenes universitarios se enfrentaban a los “grises” de la época montados a caballos. Jugándose un vergajazo o un pelotazo de las famosa pelotas de gomas que estos lanzaban. Yo era muy pequeño por entonces pero recuerdo perfectamente a unas primas más mayores que ya estudiaban en la universidad, contando con orgullo las carreras delante de esos grises.
Una de las características de la juventud de siempre, ha sido el revelarse contra lo establecido. Unas veces con razón y la mayoría de las veces sin ella, pero no por eso se perdía el espíritu de lucha. En nada se parece aquella juventud que colocó a España en la séptima potencia industrial del mundo, hoy ya en la mayoría de los casos jubilada, a esta de hoy en día que no deja de perder puestos entre los países más industrializados.

Faustino Tomares.

ROJOS Y PROGRES

lunes, 6 de febrero de 2017

ROJOS Y PROGRES
Luis del Pino en el programa "Sin Complejos"
2017-02-05

Ayer, un oyente me decía en Twitter que, en mi afán de criticar (y cito textualmente) "a los rojillos y progres", defiendo a Donald Trump de forma excesiva. A lo cual le contesté que hiciera el favor de no insultar a los rojos, comparándolos con los progres. A los rojos los respeto, a los progres no.
Hace tiempo, tuvimos el placer de entrevistar para este programa a Julio Anguita, que tenía también muy clara la diferencia entre ambos conceptos. "Si me quiere insultar, llámeme progre", nos dijo Anguita, para a continuación rematar: "Yo no soy progre, soy rojo".
Mucha gente parece no tenerlo claro, pero la diferencia entre esas dos formas de ver la vida es abismal. Pongamos algunos ejemplos: Bernie Sanders es rojo; Hillary Clinton es la quintaesencia de lo progre. Alexis Tsipras es rojo; Pablo Iglesias fingió serlo en un principio, para al final revelarse como un simple progre.
Yo, al que se considera a sí mismo rojo, le respeto. Respeto a quien mira a su alrededor, ve injusticias económicas y siente el deseo de acabar con ellas. Puedo discrepar en las soluciones, pero coincido en el objetivo: en un mundo cada vez más rico, en una España cada vez más rica, no existe forma humana de justificar que haya gente viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Si yo creo en el liberalismo no es para defender el derecho de los ricos a ser más ricos, sino el derecho de los pobres a hacerse ricos.
Y me indigno con muchas de las mismas cosas con las que se indigna alguien que se considere a sí mismo rojo: me indigna que en tiempos de crisis se rescate a las entidades financieras, en vez de a las personas; me indigna que el capitalismo de amiguetes (¡tan antiliberal!) se haya convertido en norma; me indigna que la corrupción haya pervertido la política, y los medios, y la economía; me indigna que haya gente que pierda su casa a medio pagar a manos de subasteros...
Con un progre, sin embargo, nada me une. De hecho, me causa una repugnancia casi física esa traición a los ideales de la izquierda contenida en el propio concepto de progresía. Porque lo que hemos vivido a lo largo de las últimas décadas es una auténtica estafa ideológica, en la que la izquierda oficial ha ido sustituyendo poco a poco las reivindicaciones de carácter económico por reivindicaciones de orden moral. De modo que con lo que hoy nos encontramos es con una élite de izquierda inserta de hoz y coz en el capitalismo de amiguetes más desaforado, y que mantiene la ficción de ser de izquierda abanderando causas como la ideología de género o el ecologismo infantiloide.
En el progre me repugna casi todo. Me repugna la hipocresía de los millonarios cantantes que persiguen a los manteros mientras sueltan lagrimitas de cocodrilo por los desheredados del mundo; me repugna el cinismo de quienes simulan indignarse por los muertos lejanos mientras miran para otro lado cuando se trata de los muertos próximos; me repugna su fingida lucha contra la desigualdad, mientras depredan el dinero de los impuestos en su propio beneficio; me repugnan sus aires de superioridad moral, su solidaridad que solo alcanza a escribir hashtags en Twitter (porque son gratis), su íntimo convencimiento de que forman una élite que sabe lo que a los demás nos conviene, su profundo desprecio por la gente común...
No, querido oyente, no insulte a los rojos equiparándolos con los progres. Porque no tienen nada que ver. El progre es la quintaesencia de la traición a todo lo que un rojo representa, la prostitución de todo lo que en el ser humano aspira a la justicia, la sustitución de la empatía por la hipocresía más obscena.
No puedo estar más lejos de Anguita en tantos temas, pero Anguita es el último político verdaderamente rojo que ha habido en España. Y las que yo considero sus equivocaciones no me impiden respetarle profundamente. Si la izquierda española está herida de muerte es porque lo progre, los progres, han terminado por expulsar de su seno a todo el que sintiera la tentación de seguir siendo verdaderamente rojo.
Y no solo la izquierda española: algún día, alguien tendrá que hacer la crónica de cómo la neutralización de la izquierda occidental, por su conversión en progre, ha abierto la puerta al crecimiento de los populismos de derecha. Si tiras al suelo la bandera de las reivindicaciones sociales, otro vendrá que la recoja. Si el Frente Nacional es en Francia el partido más votado entre la clase trabajadora, o si Trump ha sido puesto en la presidencia por los obreros de Wisconsin, es porque la izquierda francesa y la izquierda americana dejaron hace mucho tiempo de ser rojas. Bernie Sanders, que sí es rojo, podría haber derrotado a Trump. Pero la famiglia progre se encargó de que su candidata Hillary Clinton fuera la elegida. De aquellos polvos, estos lodos.
En fin, querido oyente que ayer me criticabas. No sé si tú mismo te consideras rojo o progre. Si es lo segundo, me temo que no tenemos nada en común. Si es lo primero, creo que tenemos en común mucho más de lo que tú mismo te imaginas.


SOCIALDEMOCRACIA CON LAS MIGAJAS DEL NEOLIBERALISMO

viernes, 20 de enero de 2017



Los partidos que hoy se sientan en el Congreso tienen casi todos algo en común y es que practican políticas socialdemócratas con el pueblo, dejando al margen de esta fórmula de gobierno a las multinacionales. Entre estos partidos algunos se dicen de centro e incluso liberales pero lo cierto es que todos hablan de aumentar el gasto público y como consecuencia, unos lo dicen y otros no; subida de impuestos.
Nuestros gobernantes dedican todas sus capacidades  a fiscalizar a rajatabla a la clase media-baja. Un antiguo alto cargo  de Inspectores de Hacienda ha advertido recientemente  de que la Agencia Tributaria dedica gran parte de sus medios a controlar pequeños fraudes o errores de empleadas de hogar, jubilados y jóvenes, en lugar de dedicar estos recursos a combatir el fraude más complejo y sofisticado. Cada presupuesto de cada año se les queda corto debido a la expansión del gasto público. Ha día de hoy  y para desgracia del ciudadano medio, el pago de deuda pública es una de las mayores partidas del presupuesto que pasara a ser la mayor cuando los intereses se normalicen, y que será más pronto que tarde.
presidente de iberdrola
Para las multinacionales, los mismos gobernantes;  se limitan unas veces a legislar en su beneficio y otras haciendo la vista gorda. El resultado es el neo-liberalismo que padece el pueblo. Todos los sectores importantes de la economía española están conformados en oligopolios dependientes del Boletín Oficial del Estado, que vela para defender sus intereses contra los del pueblo. Si el BOE no fuera suficiente, se deja sin efectividad a la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia. Si al final el tema es muy escandaloso, le impone una multa a la multinacional infractora, siempre menor al beneficio obtenido y objeto de la infracción. Que hacen una mala inversión; El gobierno rescata y paga la misma, como ejemplo; el rescate de las autopistas deficitaria.  Que Europa dice que hay que liberalizar el mercado de la energía, el gobierno no se entera. Que Europa dice que hay que devolver el dinero de las clausulas suelos, ahí estamos, el gobierno buscándole un acomodo a los bancos.

Lo cierto y verdad es que entre lo que se queda la administración pública en forma de impuestos  y el encarecimiento diario al que nos tienen sometido las multinacionales con sus productos de obligado consumo, nos vemos cada vez más,  avocados a vivir de las migajas que nos dejan entre unos y otros.
Faustino Tomares.

EL PORQUE DE LOS PRECIOS DE LAS VERDURAS QUE NO SON DE TEMPORADA

miércoles, 18 de enero de 2017



Como todos saben, cada año tiene sus estaciones que van desde la más fría, el invierno, a la más calurosa, el verano. Nuestro organismo nos pide según la temperatura ambiental, distintos tipos de alimentos o bebidas para regular en la medida de lo posible el equilibrio corporal.
Los productos agrícolas no podían ser menos. La naturaleza es sabia y esta es la razón por la que según la temperatura se crían distintos  productos. Cuando hace frio,  son productos que al consumirlos dan calor a su organismo para muy al contrario, los productos de las temporadas de calor, lo refrescan. El melón y la sandía son de verano, mientras la pera y la manzana son de otoño-invierno.
Con las verduras pasa lo mismo que con las frutas. Las hay de verano, las clásicas que dan lugar al refrescante gazpacho entre ellas. Por otro lado  las de invierno, entre las que se encuentran: La col y la coliflor, las acelgas y las espinacas, los brócolis, los rábanos, habas y guisantes etc. además de las muy necesarias para hacer un buen puchero. Habrán echado de menos algunas verduras que también se ven en las fruterías en estas fechas invernales como son: Las judías, los pimientos, los calabacines, las berenjenas, los tomates etc. La razón es muy sencilla, estas últimas son todas verduras de verano.
Así y todo gracias a los grandes adelantos tanto económicos como técnicos hoy se consiguen productos de invierno en verano y viceversa. Los invernaderos y la mejora de los transportes tienen la culpa. Por un lado, los invernaderos consiguen una temperatura muy superior a la existente fuera de los mismos. Con lo que el agricultor consigue el confort de las plantas que no tendrán problema en dar frutos aún fuera de la temporada natural. Algo parecido con lo que el avicultor hace con la gallina y la luz eléctrica del gallinero. Indudablemente esta fórmula de crianza conlleva un aumento razonable del precio en la producción pero que al consumidor no le importa pagar por el placer de poder consumir todo tipo de productos en cualquier época del año. Por otro lado la optimización del transporte desde cualquier zona del mundo ha ayudado, en el mismo sentido que los invernaderos. En el mundo se dan las cuatro estaciones a la vez, es decir cuando en España es invierno, en el lado opuesto del mundo es verano. Por lo que mientras en España se dan los productos de temporada de invierno, los productos de temporadas de Sudamérica, serán los de verano. Un avión o un barco hará posible que el consumidor pueda degustar cualquier producto en cualquier lugar del mundo, eso sí, tendrá que pagar la parte proporcional del billete al producto correspondiente.

La razón de que las  verduras de verano en estos días estén tan caras es, por supuesto, el mucho frio que está haciendo. Ni incluso en los invernaderos se da una temperatura lo suficientemente amable para que las plantas den suficiente productos. El transporte tampoco puede aliviar este problema, dado que las verduras, no acostumbran a hacer largos viajes al contrario que las frutas,  por ser menos resistentes al paso del tiempo. Pero esta situación tiene solución; Consuman productos de temporada siempre que les sea posible.
Faustino Tomares.

PLENO EMPLEO EN ESTADOS UNIDOS Y EN ESPAÑA…

jueves, 12 de enero de 2017


                El número de desempleados en Estados Unidos en 2.016, se ha cerrado con algo más del cuatro por ciento. Una cifra que se entiende cercana al pleno empleo pues entre estos figuran los que están en un cambio de trabajo o simplemente los que buscan un alto en su vida laboral, conscientes de que no les será difícil, más adelante, volver a trabajar.
                Sorprende que aquí en España donde siempre se está endemoniando el sistema económico del país norteamericano nadie o casi nadie se pregunte; como es que en un país, el más liberal del mundo en cuanto al modelo económico, todos sus habitantes están dignificados por el empleo y no tienen que rogar o doblegarse a su administración para que les subvencione la falta del mismo.
                Seguramente la razón  de que tengamos una diferencia de un quince por ciento en desempleo entre aquel país y el nuestro se deba a que en aquel se incentiva la creación de puestos de trabajos mientras que en España se penaliza. Ya se guardaría la administración norteamericana de meter sus pezuñas en la relación laboral entre empresa y trabajador. La competencia es quien marca las reglas. Hay que ser el mejor y dar el mejor precio para subsistir por lo que hay que tener a los mejores. Muy al contrario que aquí en España donde la viabilidad de las grandes empresas pasa por la calidad de las puertas giratorias. No existe competitividad  entre ellas, pues todos los grandes sectores de negocio están conformados en oligopolios. De ahí que ser la mejor empresa, dar el mejor servicio, tener los mejores precios y por lo tanto tener a los mejores profesionales no sea una prioridad en las mismas.
                En Estados Unidos; la totalidad del coste laboral lo recibe el trabajador que hará con ese dinero lo que libremente estime necesario. Invertirá en seguros médicos, en planes de pensiones, en ladrillos o lo tirara el mismo día que lo cobre. Quien es el estado para obligarle a gastar el dinero que ha ganado con “su” esfuerzo en lo que no quiera. Aquí en España; antes de que el trabajador cobre el dinero de “su trabajo” el empleador ya habrá tenido que restar a ese salario la parte de Hacienda, de la Seguridad Social (sin saber muy bien para que) la de los sindicatos y la de la patronal, para que todos estos vivan a cuerpo de rey a costa del  trabajo de aquel. Ya saben lo que se dice; de que un mileurista es un dosmileurista después de haber sido “fiscalizado” por la Administración Publica.
En Estados Unidos sería impensable que el Estado rescatara unas autopistas privadas porque son deficitarias o que un organismo superior le tuviera que recordar que hubiera que liberalizar el sector eléctrico para que hubiera competencia o que en estos momentos tuviera que estar buscando algún recoveco legal para que los bancos no tuvieran que devolver el dinero que han cobrado demás a sus clientes.
                No debemos olvidar que “La Picaresca” es un género literario único de nuestro país; recordarán el famoso Lazarillo de Tormes o ese pasaje del Quijote en el que siendo gobernador Sancho, tuvo que partir una caña para allí encontrar los dineros que uno de sus gobernados decía haber pagado al otro que pedía justicia. Cuatro siglos después, hemos aprendido mucho pero con el agravante de que ya hace tiempo que perdimos el sentido de la justicia y hoy el pícaro es el mismo que tiene que impartir justicia.

Faustino Tomares.